Psicólogo especialista en Tratamientos y Terapias contra el Tratorno Bipolar en Granada

TRASTORNO BIPOLAR

El Trastorno bipolar aparece en el DSM-5 (Manual diagnóstico) en el apartado de los “Trastornos del estado de ánimo”.

El estado de ánimo va desde la tristeza a la alegría. O, de la extrema tristeza (episodio depresivo) a la extrema alegría (episodio maníaco).

Hay mucha confusión entre la población sobre lo que es el Trastorno bipolar. Muchas personas dicen “soy bipolar”. Normalmente se refieren a que cambian su forma de ser o su estado de ánimo según las situaciones o los momentos.

Pero los cambios de humor (dentro de unos límites) o comportarnos de forma diferente en distintas situaciones o momentos o con distintas personas forma parte de la normalidad y no significa que seamos “bipolares”.

El psicodiagnóstico de un Trastorno bipolar requiere la presencia de, al menos un Episodio maníaco (que no es tener “manías”).

Un episodio maníaco debe tener una duración, de al menos, una semana. Es un estado de ánimo anormalmente elevado, expansivo o irritable. Suelen aparecer síntomas como:

  • Disminución de la necesidad de dormir. Por ej. se encuentra totalmente descansado con sólo 3 horas de sueño.
  • Sentimiento de grandiosidad o elevada autoestima.
  • Habla rápida o verborrea. Sensación de que la mente va más rápido que las palabras.
  • Distraibilidad ante estímulos irrelevantes.
  • Compras excesivas e irracionales, conducta sexual inapropiada y/o consumo de alcohol o tóxicos.
  • La persona puede embarcarse en negocios que ve seguros y fáciles y pedir préstamos para llevarlos a cabo.
  • Incremento de la actividad física y social, etc.

Estos episodios suponen un cambio brusco y totalmente diferenciable respecto al estado de ánimo normal.

Hay que tener en cuenta la gravedad de los comportamientos descritos, ya que suele requerirse incluso un ingreso psiquiátrico o la prescripción de medicación. Sin embargo, se da la complicación de que como la persona se siente muy bien, capaz y superior, no reconocerá el trastorno y es difícil que acepte tomar medicación.

En trastorno bipolar son frecuentes las recaídas o nuevos episodios maníacos que suelen comenzar cuando la persona va empezando a sentirse bien, y por ello, deja de tomar la medicación.

También son frecuentes los episodios depresivos, muchas veces, apareciendo después de un episodio maníaco (por la culpa y la problemática en la que se ha podido implicar la persona). O, para entendernos, “porque todo lo que sube baja”.

Se trata, pues, de un trastorno grave e incapacitante que requerirá de mucha ayuda profesional especializada. Por supuesto, la prescripción de la medicación adecuada, pero, no menos importante, la intervención psicológica con protocolos especializados para el trastorno bipolar.

Contacta Con Nosotros